Aviso y Recomendación
Su navegador web (Internet Explorer 6) está obsoleto lo cual puede provocar que ciertos elementos se muestren descolocados o no se carguen correctamente. Además, tampoco podrá ver bien, populares webs como Youtube o Facebook, entre otras muchas.
Le recomendamos actualizar su navegador aquí o instalarse otros nevagadores gratuitos como Firefox o Chrome.
Desempleo y Salarios
Inicio  /  Newsletter  /  Desempleo y Salarios

Desempleo y Salarios

DESEMPLEO

En abril de 2017 la tasa de desempleo retrocedió del 9% que registró en marzo (su valor más elevado desde 2007) para posicionarse cinco décimas porcentuales más abajo, en 8,5%. Al mismo tiempo, creció en comparación a abril de 2016, cuando había sido de 8,1%.

Los datos más recientes publicados por el INE evidenciaron, por otra parte, un cambio en la tasa de actividad, que por primera vez en lo que va del año registró un crecimiento interanual: en abril de 2016 había sido de 63,2%; en abril de 2017 fue de 63,8%. Esto significa que hay más personas en el mercado de trabajo en comparación a un año atrás, ya que la tasa mide la proporción de la población en edad de trabajar que está trabajando o buscando empleo activamente.

El incremento interanual de la tasa de actividad resulta significativo no tanto en sí mismo sino más bien por haberse producido en simultáneo con un aumento de la tasa de empleo. Esta última también registró en abril un crecimiento interanual por primera vez en lo que va del año: pasó de 58,1% en abril de 2016 a 58,4% en abril de 2017, significando que al menos una proporción de las personas que ingresaron al mercado laboral en los últimos 12 meses, consiguieron encontrar empleo.

Pero la tasa de desempleo, que continúa situándose cerca de sus valores más elevados de la última década, aún manifiesta que la reactivación de la economía nacional no está resultando suficiente para contrarrestar el impacto que sintió el mercado laboral en los últimos años. En los cuatro primeros meses de 2017, se posicionó reiteradamente por encima del valor que marcaba un año atrás.

Un análisis de las tasas específicas de desempleo según sexo y edad, muestra que continúa afectando en mayor medida a las mujeres y a los jóvenes. Aunque aumentó en medidas similares en el caso de ambos sexos, el desempleo en las mujeres continúa posicionándose significativamente por encima de la tasa de desempleo en hombres, por una diferencia de más de tres puntos porcentuales.

En el caso de los jóvenes, la diferencia es más notoria: no solo es cinco veces superior en menores de 25 años (25,9%) con respecto a mayores de 25 años (5,3%), sino que aumentó más de tres puntos porcentuales en el último año, mientras la tasa de desempleo en personas mayores de 25 años incluso disminuyó una décima porcentual con respecto a abril de 2016, en contra de la tendencia general.

Tasas específicas

Desempleo según género

ABRIL 2016: HOMBRES 6,6% MUJERES 9,8%
ABRIL 2017: HOMBRES 7% MUJERES 10,2%

Desempleo según edad

25,9% desempleo en menores de 25 años en abril de 2017
22,5% en abril de 2016
5,3% desempleo en mayores de 25 años en abril de 2017
5,4% en abril de 2016

Condiciones al buscar trabajo

39,6% de los desempleados ponen condiciones al buscar trabajo

Condiciones:
27,5% Tener un empleo acorde a sus conocimientos y experiencia
5,3% Jornada de baja carga horaria
3,4% Horario especial
1,7% Condiciones relativas al lugar de trabajo
1% Flexibilidad horaria
0,8% Condiciones salariales

SALARIOS

En el primer cuatrimestre de 2017 se constató una profundización de las tendencias observadas en el último año en materia de salarios e inflación, en términos generales.

En abril, específicamente, el poder de compra de los salarios registró un crecimiento interanual por cuarta vez consecutiva: el Índice de Salario Real pasó de 1,17% en abril de 2016 a 2,54%.

Al igual que lo que observamos en los meses anteriores, el incremento del Salario Real fue determinado por un descenso de la inflación, no por un incremento de los salarios en sí mismos. De hecho, los ingresos corrientes de los trabajadores permanentes en relación de dependencia, medidos a través del Índice Medio de Salarios, cayeron por cuarta vez consecutiva, tanto en términos interanuales como en comparación al período inmediato anterior. Entre enero y abril de este año, pasaron de una acumulación de 9,91% en los últimos 12 meses, a una de 9,16%.

La inflación, expresada a través del Índice de Precios al Consumo, bajó de 8,27% a 6,46% entre enero y abril, permitiendo la mejora mencionada en el poder de compra de los salarios. El dato de mayo, ya publicado en el caso del IPC, confirmó la continuidad y profundización de esta tendencia: marcando un 5,58% fue el registro más bajo desde diciembre de 2005, es decir, la menor inflación en más de una década.

En contrapartida, los datos de desempleo que se conocieron en el mismo período fueron los registros más elevados de la última década. Los datos de la demanda laboral, a su vez, indican que esta continúa contrayéndose; si bien lo hace a un ritmo significativamente menor en comparación a años anteriores, revela que la recuperación económica aún no se ha traducido en una mayor demanda de trabajadores por parte de las empresas.

Se había indicado el crecimiento del Salario Real por encima de la economía del país como uno de los factores que limitaban de manera más directa la creación de empleo, sin embargo, en el primer trimestre del año, el PBI creció un 4,3% interanual mientras el Salario Real lo hizo en un 2,5%. Si bien es cierto que el mercado laboral siempre experimenta un rezago con respecto a la actividad económica, es necesario recordar que en el mercado laboral participan muchos factores y, si bien están vinculados, la correlación entre dos variables nunca es tan fuerte como para ser determinante y exclusivo.

La productividad laboral, por ejemplo, es otro importante indicador que, si crece por debajo de los salarios, vuelve más conveniente la sustitución de trabajadores por medios tecnológicos, desde máquinas en la Industria hasta aplicaciones móviles para atención al cliente, para reducir los costos.

Otro factor a considerar es la proporción de mano de obra que abarcan los sectores productivos que impulsaron el crecimiento económico en mayor medida, puesto que la mejora en el nivel de actividad aún no se ha producido en todos ellos. En definitiva, hay que tener en cuenta el contexto del mercado laboral en su conjunto al analizar sus indicadores específicos.



Fotos

Oficinas Uruguay

Oficinas Paraguay